Natalia debe morir

Hola, posteo acá un pequeño borrador, de un capitulo, de una historia que quiero construir. Que tengan buen día.

Natalia debe morir.

Estas últimas semanas, le había pasado muchas veces por su mente. ‘Natalia debe morir’.
Pero Alex no sabía como iba a lograr que eso sucediera. Solo sabia una cosa, no podía soportar mas tiempo a esa mujer que hacia su trabajo fuera horrible desde el momento en que ella cruzaba la puerta y entraba a la cafetería donde Alex trabaja y pidiera su ‘Chai Extra Caliente’ de todos los malditos días del año.

Una mañana muy azul. Alex, iba caminando a esperar el autobús que lo dejaba cerca de su trabajo. El clima, era espantoso.  ‘Odio el calor’, pensaba Alex. Pasó un autobús y no era el que Alex necesitaba para su trabajo, Pasó otro, tampoco era. Siguieron dos más, y tampoco eran. Al fin, el cuarto camión es el que necesitaba para subir y odiar este hermoso día azul. Odiaba esperar tanto tiempo el autobús cuando hacia bastante calor. Venía lleno de personas y apenas un asiento estaba disponible, pero una señora, de algunos sesenta y siete a setenta años apareció, ganándole el lugar, pasando entre las personas como la humedad. Alex era un joven muy amable con las personas mayores cuando de él nacía esa acción de hacer algo bueno por ellos, como el de ofrecer un asiento a una persona mayor. Pero le molestaban las acciones desconsideradas y arrebatadoras como las de esta señora. ‘Ella debe morir, o no existir. De ser así hubiese ganado mi lugar como correspondía’.

Alex baja de su odioso trayecto. Siente que el calor lo envuelve y eso lo pone de muy mal humor. Luego pensar los mil setecientos cincuenta pasos que debe dar hasta llegar a su trabajo.
Si, tenía una aplicación en su móvil que contaba los pasos que da durante todo el día. Sentía que el sol lo odiaba. Odiaba el calentamiento global. Odiaba las personas que contaminan y tiran basura en la calle y en las playas. Odiaba caminar a su trabajo, odiaba los autobuses. Pero no quería comprar un carro, le parece absurdo gastar tanto dinero en uno, cuando un autobús puede llevarte a muchos lugares a tan bajo costo.

Trabaja en una cafetería que se encuentra dentro de una plaza. Tenía ya siete años trabajando en ese lugar. Le gustaba mucho. Conocía muchas personas, hizo algunos amigos y le encantaba el café. Pero de casi todo lo que le gusta, odia algo de ello.
Ama a la mayoría de los clientes. En especial a los que llegan, piden lo mismo, saludan y se van en cinco minutos. Están con los que tiene muchos temas en común y pueden platicar durante mucho tiempo. Están esos que son amables y no se quejan.
Pero están los que van siempre, y siempre se quejan de todo. Del servicio, de la actitud de los trabajadores, de la comida, del café, del chai, del aire, de la música.

Se pone su mandil y comienza a laborar.

Se prepara un café, uno que lleva tres shots de espresso y chocolate blanco. Su favorito desde que trabaja ahí. Se lo sirve en las rocas. Le gusta el café frío en cualquier clima del año. Y siempre se prepara lo mismo antes de empezar su turno en su trabajo. Es un día normal, al parecer. Como siempre, Alex deseaba que no fueran esos clientes que más odia y que solo le hacen perder el tiempo con sus reclamos.

Alex platicaba un momento con Sandra, una muchacha nueva que tenía apenas diez meses trabajando ahí y se habían hecho ya grandes amigos. Les gustaba charlar sobre libros. Todo marchaba bien en el día hasta que se ve aproximarse una clienta, a la que todos odiaban, en especial Alex, porque, para su desgracia, él preparaba mejor el chai que todos en ese lugar, y Natalia lo sabía.

-Voltea, que ahí viene tu favorita – Dijo Sandra con tono burlón.
-Me gustaría esconderme, pero lastima que ya me vio. -Alex alzaba la mano para responder el saludo de Natalia, que entraba a la cafetería y saludaba con una sonrisa de oreja a oreja. Claro, una sonrisa falsa, como la de Alex.
-Hola, muchachos. Buenos días. Que alegría que estés tú, Alex. Ya sabes. Lo de siempre; un chai, del más grande. ¡Super, super caliente! Que no se olvide. – Recalcó Natalia, con un tono de voz muy alto y falso como su sonrisa. Fingiendo ser una persona amable.
-Claro, enseguida te lo tengo listo, dame un minuto. – Claro que eran mentiras de Alex. Tardaba cinco minutos o más, porque tenía que calentar el agua, para que estuviera muy caliente, y aparte también calentar la leche para que estuviera muy caliente. Enseguida tenia que mezclar el agua y la leche con el chai para terminar la bebida, pero se debía volver a calentar, porque para Natalia aún no estaba lo suficiente caliente para beber.

La bebida estuvo lista al cabo de unos minutos. La mujer de sonrisa falsa la cogió y la bebió. Pero no estuvo a la temperatura que ella deseaba. Necesitaba que estuviera mas caliente.
Todos se preguntaban cómo era posible que un ser humano pudiera beber una bebida de tan alta temperatura. Estaba más alta de lo permitido por la empresa. Podrá lastimar sus órganos, su legua, su esófago, su estómago, su garganta, todo el camino que un liquido puede recorrer al pasar por la boca. Pero para ella no era problema.

Alex le decía, como siempre, que podía volver a prepara su bebida hasta que le gustara y estuviera a la temperatura adecuada. Y cuando a Natalia no le gustaba la bebida su actitud cambiaba. Su voz no era amable, su sonrisa se volvía una desagradable mueca y su ceño se fruncia un poco.

Segundo intento, aun mas caliente el chai, a esa mujer inmune a lo caliente, no le era lo suficiente para poder beberlo. Ella ya no sonería, su ceño lucía muy arrugado y su voz no tubo cambio, no habló. Solo hizo gesto de desagrado y casi tira la bebida de lo molesta que estaba.

Él pobre Alex, tubo que ocultar su frustración, su enojo, sus ganas de decirle cosas, pero logro mantener su enojo muy bien guardado y volvió a decirle que volvía a prepara su bebía. Era casi imposible que alcanzara un grado más alto de temperatura. El liquido empezaba a hacer ebullición, a hacer burbujas que explotaban y lanzaban chispas hirviendo que caían sobre las manos de Alex. Y eso le molestaba muchísimo. Podía sentir la mirada furiosa de la clienta. Al momento de casi preparar la bebida, un mal movimiento hace que la bebida se derrame un poco y Alex se quema la mano, y aguanta el ardor con tal de que Natalia la pruebe y se vaya del lugar.

– ¡No me gusta! ¡No entiendo por que no puedes hacerla como le pido! ¡No sabes lo que es extra caliente! No me quema, no siento nada, no me sabe bien. Tengo que irme, así déjalo ya.

La mente de Alex se fue de su lugar. Algo en él cambió. Fue como un cambio de cerebro y es como si alguien hubiera entrado en cuerpo y lo manipularan. De pronto no sintió nada. No había ardor, no había desesperación. Es como si estuviera en estado neutro, sin recibir señal, sin captar información a su alrededor. Sus oídos no funcionaban. Sólo veía que Natalia movía sus labios, pero no podía escuchar lo que decía. Estuvo así aproximadamente un minuto. La única expresión de su rostro era un pequeño estirón de su labio, estirado a la izquierda. No era una sonrisa, era algo más. Sólo había un pequeño pensamiento que lo controlaba y se repetía contantemente en ese tiempo que estuvo sin reacciona; ‘No puedo permitir que siga sucediendo esto. La odio. No quiero verla más. Tiene que desaparecer para siempre. Ojalá que se muera’
De pronto volvió en sí y tranquila y delicadamente soltó unas palabras:
– Discúlpame. Te juro, que no volverá a suceder.
En su mente, planeaba algo que pensó que solo se quedaría ahí, en su imaginación. Jamás pensó que se volvería realidad.

Coronavirus

Estos días de verdad me he sentido triste por toda la situación que hay en el mundo, y la causa es, la que todos conocemos: el coronavirus.

Yo vivo en México y hasta la fecha y el resultado mas exacto es que van cerca de los 500 casos positivos confirmados hasta el momento y seis muertes. Pero cada semana es mas grabe el asunto.

Estamos viendo como sufrieron en China, como están sufriendo en España e Italia y acá en mi país parece importarles muy poco lo que suceda con nuestras vidas, claro, ni hablar de las empresas con sus empleados que los quieren mandar a sus casas sin salario por el tiempo que duren sin trabajar y en muchas otras empresas o negocios no les aseguran que continuaran trabajando.

Verán, a mi me dieron la opción de si quería, me podía ir como descanso de 1 a 3º días, obviamente, sin sueldo alguno. Porque la empresa, no piensa en cerrar aún. Estoy hablando de una empresa grande, que maneja muchas marcas acá en México. Están mas preocupados por que los clientes sigan visitando sus cadenas de negocios que, sus empleados se contagien del virus, etc., etc., etc. Eso sí, se están sacando de la manga muchos métodos de higiene. Eso no lo discuto, está bien. Pero si estamos recibiendo gente de fuera, que no se cuida y anda por la calle y las plazas como si nada, pues nos vamos a contagiar. Por lo pronto, sigo trabajando. Me han dicho que los días que pedí (porque se que no debo irme sin goce de sueldo, que la empresa tiene que respaldarme como la ley lo marca, aun así, prefiero estar en mi casa cuidándome del virus), me los dan hasta abril, a mediados de mes. Son mas de dos semanas la que faltan. Cada día es un riesgo.

Cómo el plan de la empresa es no cerrar, me da pánico. Se que no debo de pesar así y que me afecta la mente, pero por todos lados hay noticas al respecto. Así que un tanto inevitable no pensar en la situación.
Mi método de transporte es público. Son autobuses, gente sube y baja, toca los tubos. Qué horror.

Ahora hablando de mi empresa, de mi país, en mi ciudad también la gente no se preocupa. Quieren estar afuera, no pueden estar en sus casas. Yo amo mi hogar. Debo admitir que estar mucho tiempo en casa en veces me hace querer salir por que no lo soporto, pero es distinto ahorita, la situación es otra, podemos enfermarnos y morir solo por que no podemos estar encerrados “tanto tiempo”.

Una señora que conozco le dieron un mes de descanso, con salario, y está todo el tiempo en restaurantes, plazas, cafeterías. Las personas creen que son vacaciones, y no es así.
Otros amigos andan en playas, en bares, reuniones en casas. No les importa, creen que no les va a pasar nada y por eso, no avanzamos como pueblo, como sociedad. Es falta de responsabilidad.

En fin, mi idea era hablar de otros temas, también relacionados, pero me desvié.

Cuídense. Manténganse a salvo.

El último día.

Papá… este año has cumplido seis años de que partiste. Ya ha pasado un montón de cosas que te has perdido y has hecho tanta falta en mucho buenos y malos momentos. A mi hermano no le vendrías mal ahora que ha cumplido once años. Esta por entrar a secundaria. Ha crecido mucho. Lo vieras, se parece mucho a ti. Su forma de ser, su caminar y su posición de dormir es la misma la tuya. Las mismas ocurrencias. Es un gran niño.
Y no sé, hoy me puse a pensar en el tiempo que perdimos. Aun trabajo en aquel lugar donde fuiste por mi la ultima ve que viniste de visita y que yo estaba muy enojado contigo por la forma en la que habías llegado un día antes, en navidad. Pero estaba muy feliz de que estuvieras aquí. Hoy tengo 26 años. Aún recuerdo cuando me decías que no me quitara el poco bigote que me salía por que no me dejaban entrar al hospital, el día que mi hermano nació por que me miraba muy menor. Pues hoy tengo bigote y barba, creo que te gustaría ver como me veo.
Mi mamá ha conseguido una pareja nueva, le ha venido muy bien. A mi no tanto al principio, sentía algo raro. Ya lo he logrado asimilar.
Todos te recuerdan mucho. No hay reunión o dónde no mencionen algo gracioso que hiciste.
Muchos no saben como vivimos cuando aun mi mamá y tú no se separaban. Mucho menos el proceso de separación.
He cambiado mucho desde entonces. Crecí unos centímetros más. Conocí muchas personas y creo que me va muy bien en el trabajo, aunque he estado pensando en dejarlo. Es buen trabajo, pero creo que ya di lo que tenía que dar en ese lugar.
 
En tiempo de frío no guardo siempre mis manos en las bolsas del suéter. Siempre que lo hago escucho que me dices que si me caigo no podre meter las manos al frente y me golpeare la cara contra el suelo. Por supuesto que lo mismo le digo a mi hermano, así que no te preocupes.
Ahora se me defender mejor que antes, no hablo de ir a los golpes, pero he aprendido a poner a la gente en su lugar con buenos argumentos.

Estaba muy enojado contigo. Te fuiste de un día a otro. Sin aviso. En un instante. Me hubiera gustado saber que ya sabías que estabas mal. Estuviste sólo y eso me molesta. Pero sabes, te entiendo, siempre he pensado en hacer lo mismo si estuviera en esa situación.  Al principio fue extraño, ya vez que no vivíamos juntos y que estabas a dos horas de distancia. Pensaba que estabas en tu casa, como siempre, haya donde vivías.  Hasta que de pronto no había llamas, ni visitas.
Vieras como me han preguntado si te extraño. Claro que sí. Solo que no se para que quieren saber.
No me he atrevido a ir al panteón. Es muy doloroso y fuerte para mí. Pero te recuerdo siempre. Estas en todos lados. En las cosas que hago, en algunas cosas que digo, y en mi mente todos los días.

Últimamente has aparecido mucho en mis sueños. Me alegro, es una buena manera de sentir que te veo y que sigues por acá haciéndome enojar tanto.

La gente aun no entiende como era nuestra relación de padre e hijo. Tampoco yo, pero creo que lo entiendo un poco mejor que ellos. Eras diferente conmigo a con ellos en muchas cosas. Pero nos entendíamos. Y estaba bien. No éramos los mas cariñosos, ni la mas dulce familia, y tu adicción al alcohol era espantosa.

Pero me sentía a salvo cuando estabas en casa, a pesar de los gritos y discusiones con mi mamá. Vaya que te soportó. No te dejó por que no te quería. Me consta que te amaba y lo sigue haciendo, pero era muy difícil estar bajo el mismo techo con los problemas de cada noche producidos por el alcohol. La gente no sabía de todo eso, de tus palabras hirientes, de tus infidelidades, de tus enojos. Conocían solo tu lado de buen humor y chistes. Pero, aun así, te queríamos.
Recuerdo que me decías que siempre preferí a mi mamá, pero no fue así. Solo que no podía estar de tu lado en tus condiciones. Tenias una enfermedad, si, una adicción, si, pero hasta ahora lo comprendo. Ya bastante tarde.
Extraño mucho esos días de turista por la noche. Eran tan divertidos. No se por que lo dejamos de jugar.
No creo en cosas del cielo y de las almas y del infierno. Pero espero, que al final, donde se haya ido tu mente tu ser, lo que sea, te encuentres bien.
No olvidaré que el último día, cuando ya no podías mas y estabas conectado a tantos cables, me reconociste y me prometiste que ibas a cambiar… estoy seguro de que si ibas a hacerlo. Te quiero y siempre lo voy a hacer.

Creo que si se puede…

Hoy solo quiero escribir para documentar de alguna manera mi progreso, en un reto que me puse a mi mismo.
El cual cociste en no beber alcohol ni comer nada con harina durante un mes. Y hoy cumplí una semana.
Si, lo se. Es bastante poco el tiempo que reuní. Pero ha quienes de verdad me conocen, saben que no puedo dejar de beber y comer por más de dos días. Y es que salir a comer un gran pedazo de pizza, o dos, o tres es bastante placentero. Más aún cuando por la tarde vas con tus amigos a la playa o a algún bar, es casi imposible no beber un trago, o dos, o tres, hasta más. No importa la resaca al día siguiente.

Cabe mencionar que todo eso me causa gran daño en mi estómago. La colitis, gastritis, ulceras, me tumban o me causan un malestar horrible y en ocasiones un dolor espantoso. No tengo prohibido ingerir esos productos, pero si debo hacerlo moderadamente, lo cuál no hago. Pues hoy cumplo una semana, más bien, ocho días. Y, ¡wow! me siento genial. Mi estómago me lo esta agradeciendo. No me duele, no estoy hinchado, no me molesta.

Todo eso va dentro de una nueva rutina que me impuse; hacer ejercicio, leer, comer bien, dormir bien. Lo he estado llevando muy bien. Ha sido complicado. Más que actualmente veo la serie de “How I Met Your Mother” y siempre están bebiendo un estupendo tarro de cerveza que se me antoja muchísimo. Pero debo ser fuerte. Deben poder más mis ganas de cambiar y ser mejor.
Vaya que me encanta eso de leer, pero todo me aleja de la lectura. Las salidas todo el tiempo a embriagarme me arrebatan este tiempo valioso de letras y mundos nuevos en los que me gusta estar sumergido, como lo son los libros de fantasía, misterio, etc.
También el hecho desvelarme hasta muy altas hora de la madrugada mirando series, prometiendo que solo sera un capítulo más y terminan siento cinco o seis y un saludo del sol que me dice que ya se me ha pasado la noche. Me gusta, pero me molesta.
Así que dividí el tiempo de lectura y el de mis series . Un capítulo de mi lectura y un capítulo de mi serie. Me ha funcionado bastante bien. También he optado por leer en momentos dónde estoy aburrido y pum, se me quita.

Duermo más temprano y despierto más temprano. Es increíble lo largo que es el día si lo aprovechas desde muy temprano. Ahora también salgo por las tardes a correr, cerca del mar, y descubrí que mi condición física no existe, no tengo. Pero la voy recuperando y al final termino con más energía. Y aprovecho para escuchar mi música preferida.

En fin, el plan es seguir durante un mes. Espero lograrlo. Pensaba que no duraría ni una sola semana, pero lo logré. Bueno es un pequeño esfuerzo que me quiero agradecer a mi mismo. No digo que serán así todos mis días pero creo que puedo lograr un cambio en mi rutina de vida y mejorar. Solo debo de tener muchas, pero muchas, muchas ganas .

Si pasaron por acá y llegaron por accidente o por el motivo que sea, que tengan buen día.

Ni la luna, ni las estrellas.

Solo te necesito a ti a mi lado.

Que me sorprendas con abrazos.

Con un beso inesperado.

Y que pasen los años,

me prometas el cielo.

En las estrellas divertirnos.
Vivir en la luna.

Solo te necesito a ti a mi lado.

No necesito, ni la luna ni las estrellas.

Me basta con ver tus ojos,

cada vez que amanece.

Solo te necesito a ti a mi lado.

Caminando juntos de la mano.

Que seas la sonrisa de mis sueños.

Que cada día, me digas que me amas.

Que injusto

La violencia hacia las mujeres, en mi país, últimamente va en aumento. Es asombroso. Y es frustrante no poder hacer nada por esas mujeres desaparecidas y asesinadas.

Yo, como hombre siento una incomodidad tan grande al pasar cerca de una mujer, más si es de noche y no hay mucha gente, que piense que puedo hacerle algún mal.

Que injusto que una mujer no pueda ir libre por la calle

Que injusto que no puedan vestir como quieren sin ser juzgadas.

Hace poco en mi hermoso, pero cruel paísz desapareció una niña de siete años. Se encontró sin vida luego de dos días. Fue violada. Apuñalada. Torturada. Y finalmente, apedreada hasta morir.

Era solo una niña inocente de siente años. Y fue robada por una mujer. Se que como este hay muchos casos, pero me resulta increíble que alguien sea capaz de semejante crueldad. Ninguna mujer, de ninguna edad merece que les quiten la vida solo por que sí. Sus familiares no merecen sufrir así.

Nadie merecemos estar inseguros.

Por otro lado, si eres mujer y caes por aquí sin querer. No te dejes de nadie. La violencia también está en casa. En los mismos padres, en las parejas, en los maestros. Acude a alguien. Busca ayuda.

También me causa una impresión bastante grande, ver que en mi ciudad desaparecen una o dos mujeres al día, para después encontrar sus cuerpos.

Esperamos que pronto la sociedad mejore.

Un día de San Valentín

Lo recuerdo perfectamente bien. Mis padres estaban peleados. Mi papá ebrio y mi mamá enojada a causa de eso. Creo recordar que esa día cenariamos en familia. Pero a causa del alcohol y que mi papá tenía otra familia, llegó tarde.

Hasta hace poco lo entiendo. Si sabía de la existencia de otra mujer y otra hija. Pero estaba muy chico para entender o atar cabos.

Llegó mi padre por nosotros y nos fuimos. Mi mamá ya no se sentía bien. En su rostro había una furia indescriptible.

Después de dar vueltas y vueltas por la ciudad, no llegamos a ningún lugar. Luego, en un semáforo en rojo, un vendedor de rosas se acercó a mí papá y este le compró una rosa a mi mamá. Se la dio y ella aceptó. Pero comenzó a llorar.

En ese entonces no entendía el motivo de sus lágrimas. De su tristeza. De su decepción. Ahora lo entiendo. Mi madre sabía que venía de estar con la otra mujer.

Muchos años después, mi madre al fin, reunió el valor y el coraje de separarse. Y se que no fue fácil para ella, porque mi madre, a pesar del alcohol, de las palabras hirientes, de desprecios, lo seguía amando.

Sin duda, es un dolor en lo más profundo de nuestro ser, el descubrir que a quien amas tanto te traicionó, se burló de ti y se fue con otra y formó otra familia.

Es algo que sinceramente no le deseo a nadie. Sufren todos. La esposa o esposo. Los hijos. Y no se vale.

No se vale saber que alguien que conoces, está casado. Y aún así decidas ser parte del engaño, del dolor que vas a causar en muchas personas.

No se vale tener una familia y darle la espalda de esta manera.

No se vale fingir que esta bien.

No se vale engañar a tu pareja.

Se trata de ser feliz los dos. Y si ya no funciona, hablarlo. Luego, ser feliz por separado.

Feliz día del amor.

Él ‘Yaqui’ se fue.

Por este medio me gustaría expresar libremente el impacto y el sentir, del fallecimiento de él Yaqui, un tío mío que hace unos días atrás murió y que espero se encuentre descansando porque realmente se lo merece.

Un hombre de 60 años. Un chaleco naranja que lo acompañó en sus últimos días de vida(de esos que usan trabajadores o tránsito). Y un silbato al que soplaba y todos sabían que él estaba cerca.

Una niñez y adolescencia que quizás fueron algo oscuro en su vida. Pero una alegría y un ejemplo de ser humano en su adultez.

Siempre con buen humor. Recuperado de su adicción al alcohol y ayudando a los demás a dejar ese vicio que a él lo llevó a deteriorarse por muchos años, pero que finalmente tuvo el valor y la fuerza para, parar y cambiar sus hábitos.

No tenía un trabajo estable con un sueldo estable. Trabajaba para la gente que vivía cerca de él. Vecinos y amigos que siempre le dieron trabajo y de esa forma lo ayudaron.

Nunca se le vio una mala cara. Una mal gesto. Una mueca. Nada. Siempre estaba sonriendo.

Te preguntaba si tenías dinero. Si tu respuesta era ‘no’ te daba lo que tuviera en su bolsillo.

Era el defensor de su hermana.

Era el alma del lugar. Del vecindario.

Claro, con su chaleco naranja siempre.

Contaba chistes.

Unos pocos minutos con él, hacían que se te olvidara todo lo malo que hay.

Era esa persona que todos necesitamos.

Fui afortunado de conocerlo.

Siempre inventaba chistes. Todos graciosos.

Bailaba.

A todos sus sobrinos, nos enseñó a contar de pequeños hasta el número 10. Pero de una manera muy peculiar, y divertida. Con una voz rara que el hacía.

Pero un día, le dió un infarto cerebral. Entonces él Yaqui, quedó en coma. Despertó pronto. Pero se había ido a otra parte. Ya no era él. Su voz se apagó. Su cuerpo no podía moverse. Y sólo sus ojos podía abrir. Pero eran unos ojos que se llenaron de tristeza, miedo, angustia.

No podía hablar. Casi dos meses después, falleció.

Una muerte que de alguna manera todos sabíamos que iba a suceder. Pero nos dimos cuenta, o al menos yo, que esta a aferrado a un ligero hilo, una cosa delgada llena de esperanza.

Pensába que iba recuperarse. A volver a ser el mismo. Pero no fue así.

Yo no creo en el paraíso. Ni en el cielo, en las religiones. Pero una parte mía esperan que, sea lo que sea que hay después de morir, sea bueno para él Yaqui.

Un hombre bueno que no merecía sufrir.

Estas cosas me hacen pensar que el karma no existe. Y que este caso, me hizo cuestionarme aún más, sobre lo que es la muerte.

El Día De Muertos

Aquí en mi país, México, ‘El Día de Muertos’ es una tradición mexicana que se celebra desde muchos años atrás.

A mi parecer, cada vez, más personas van conociendo está tradición y cultura que tenemos en nuestro país.

Es una bonita manera de recordar a nuestros seres queridos que ya no están a nuestro lado. Por eso, por primera vez este año decidí hacer un ‘Altar de Muertos’

En el cuál se colocan ofrendas que le gustaban a los difuntos.

Hacerlo me llenó de tantos recuerdos. Cosas que no tenía tan presente. Cosas que quizás tenía años de no recordar.

Lloré, me reí. De alguna forma mientras preparaba el altar, “platicaba” con ellos. Y se sentía que estaban ahí. Se creó una atmósfera y ambiente muy extraño pero acojedor.

Algunos de ellos partieron hace mucho y otros hace muy poco. Entonces creo que esta celebración a la muerte es algo muy bonito. Una creencia y una tradición muy poderosa

Yo no soy creyente de religiones

Pero, creo que todos nosotros o la mayoría de nosotros, guardamos un sentimiento de esperanza, que creemos o queremos volver a estar aunque sea por un momento con ese ser que perdimos. Entonces, el 2 de noviembre, los difuntos van a donde está el altar. Ahí hay algo de mágica o como quieran llamarlo, y no lo digo por sus fotos, las ofrendas, pero realmente se siente algo de ellos. Como si estuviesen ahí.

Huye

-Huye

Me dice alguien que aparece de la nada y me sujeta de los hombros. Miro alrededor y todo está vacío.

No hay personas, ni autos. Todo es desértico. Yo tengo que huir, escapar, pero estoy lejos de casa. No hay tampoco taxis ni autobuses. Se siente el peligro. No hay un ningún sonido. Hay mucho viento pero no emite sonido alguno.

Camino más y más. No se si estoy huyendo o no. A lo lejos veo un autobús que se detiene, me subo.

Él conductor, con su cara de angustia me apresura a subir.

Había tres pasajeros más con rostros perplejos, con ojos apagados y con la mirada perdida.

Por el trayecto, se pueden ver lugares en llamas. Ahora si hay personas, corriendo desesperadas. También hay coches cubiertos de fuego y explotando. Pero todo sin sonido.

Se sentía tan real. El ambiente, la sensación, los colores, el miedo.

Tenía que huir.

Llego a casa y me encuentro preparando una maleta. Espero a mi madre y a mi hermano, que no se a dónde se habrán ido, pero al final llegan.

Alguien viene por nosotros, mis abuelos, para huir en su coche.

Vamos por carretera. Voy observando el cielo, luce rojo y no hay sonido aún. Mi abuelo para en seco, nos detemos. Volteo a ver a todos y tienen su rostro quebrado, la mirada fija en algo que los dejó así, intento mirar que es lo que ven, y despierto.