Día con sabor amargo.

Siempre he creído que, al despertar tenemos nuestra mente en blanco.

Se va llenando de colores mientras pasanas horas